Masas de agua en Bogotá

Masas de agua en Bogotá

Masas de agua en Bogotá

  • Favoritos de los viajeros
    Cosas que hacer calificadas con los datos de Tripadvisor, incluidas las opiniones, las calificaciones, las fotos y la popularidad.
  • Clasificación de los viajeros
    Las atracciones con las mejores calificaciones en Tripadvisor, según las opiniones de los viajeros.
Tipos de atracciones
Naturaleza y parques
Naturaleza y parques
Calificación de los viajeros
Colonias
Bueno para
5 lugares ordenados por favoritos de los viajeros
Cosas que hacer calificadas con los datos de Tripadvisor, incluidas las opiniones, las calificaciones, las fotos y la popularidad.

Qué están diciendo los viajeros

  • gdaguer
    278 aportes
    Un lindo lugar. La visita es principalmente contemplativa, no implica ningún esfuerzo físico a no ser que se haga el recorrido a pie desde el casco urbano. La vuelta a la laguna se hace por terreno plano, en algunas zonas encharcadas. La laguna es muy linda por todo su entorno de montañas altas en su parte posterior. Un sitio para pasar un par de horas y tomar buenas fotos, también existe la posibilidad de pasar la noche en los hoteles o glampings alrededor.
    Un paseó muy facil de hacer desde Bogotá.
    Escrita el 26 de diciembre de 2021
    Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.
  • Es una excelente opción si se va en familia con niños o personas un poco mayores. No requiere mucho esfuerzo físico, a pesar del ascenso es una caminata corta. Brinda una linda vista de la ciudad y cuenta con sillas en el mirador donde puedes llevar algo de comer y parar un rato a respirar aire puro. Si quieres huir de Monserrate y los montones de gente, esta es una excelente opción, mas natural y diferente.
    Escrita el 14 de noviembre de 2019
    Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.
  • Natalia M
    16 aportes
    A solo 10 kilómetros saliendo de Bogotá entre las localidades de Usme y Ciudad Bolívar por la vía que conduce el Páramo de Sumapaz, se encuentra el Embalse La Regadera; el cual es una reserva hídrica que recibe y trata el agua de los ríos Chisacá, Lechoso y Curubital, para luego surtir la ciudad de Bogotá.
    Soy scout y hace algún tiempo un grupo de amigos de otro grupo de Bogotá me comentaban que habían realizado un recorrido allí y que era un lugar mágico, lleno de naturaleza y paz. La idea me quedo sonando y fue así como un día lo propuse como actividad para realizar junto con mis compañeros del grupo y ellos aceptaron. El pasado 22 de enero iniciamos nuestra aventura, la cual siempre estará en mi memoria como una de las mejores experiencias, por esto mismo deseo compartir lo vivido para que ustedes también se animen.
    Lo primero que hicimos fue obtener información sobre el lugar y algunas recomendaciones de los viajeros, así nos enteramos que el lugar es propiedad de la Empresa de Acueducto de Bogotá, por ello es necesario hacer la solicitud de visita directamente a la Empresa con 15 días de anticipación y ellos vía correo electrónico dan la aprobación y envían un comunicado al Guardabosques del Embalse para que el día de la visita esté al tanto y realice el recorrido guiado por el lugar. El ingreso al Embalse no tiene ningún costo.
    Posterior a ello averiguamos que el lugar está prácticamente al inicio del páramo de Sumapaz, por lo tanto hace muchísimo frio y llueve todo el tiempo, es necesario llevar ropa abrigada, calzado tipo botas de caucho y protección para la lluvia, además hidratación y refrigerios ricos en calorías, se puede hacer un recorrido de medio día con caminata corta, pero si se desea algo de más exigencia seria todo el día, para ello se recomienda llevar el almuerzo ya que en el lugar no hay sitios para realizar compras, además como norma del Embalse no se pueden dejar residuos plásticos, de icopor o de vidrio, también se recomienda no llevar maletas muy pesadas ya que el lugar es indicado para realizar caminatas y el peso de ellas puede ser un impedimento.
    Con toda esta información y la aprobación de ingreso al Embalse fijamos nuestro punto de encuentro, debíamos estar en la entrada del Embalse a las 8 am, por ello nos encontramos a las 7 am en el Parque Principal de Usme, justo allí pasan unos buses y colectivos con destino al Hato – La Regadera, a esa hora de la mañana el paisaje es mágico como lo decían mis amigos, el olor es incomparable, todo está cubierto de neblina y se alcanzan a divisar algunos cultivos de papa y arveja, también se puede apreciar a los campesinos en su labor de ordeño. A las 7:45 am estábamos llegando, el colectivo nos dejó justo en la entrada del Embalse donde estaba el Guardabosques de la Empresa de Acueducto esperándonos.

    En este lugar hay una pequeña tienda donde se puede tomar alguna bebida caliente, hacer uso de los baños y comprar algo de comer antes de realizar el ingreso al embalse, ya que allí dentro como nos habían informado no hay nada más que naturaleza.
    Antes de ingresar nos dan las indicaciones de seguridad y recomendaciones de cuidado del lugar, en especial cuidar el ruido y el flash de las cámaras ya que esto afecta el normal ciclo de la naturaleza.

    Luego iniciamos la caminata bajando por un camino natural, desde este momento sentimos que estábamos en otro mundo, teníamos naturaleza por todo lado, el clima frio y la llovizna nos acompañaban pero no era molesto, al contrario son sensaciones únicas que el cuerpo las disfruta, también sentíamos el olor a naturaleza que es indescriptible, a pino, a musgo, en fin. Luego escuchábamos el sonido del agua caer, de la brisa y lo más espectacular el sonido de las aves.

    Bajamos por este camino aproximadamente durante media hora, en el trayecto no vimos a ninguna otra persona, luego llegamos a un plano lleno de árboles de pino, y el piso era como si estuviera cubierto de una alfombra de ramas de pino secas, el olor espectacular, la sensación de pisar hojas secas y el sonido es único. Estando allí descansamos un poco y tomamos nuestro refrigerio y nos hidratamos, Justo en ese momento pasaban por el lugar algunos campesinos que llevaban ganado a pastar, muy amables nos saludaron y desearon un buen día, continuando su trayecto.

    Luego seguimos caminando por un lugar bordeado de pinos inmensos y altísimos, empezamos a ver infinidad de hongos de muchos colores que pintan el paisaje de una forma única, sentíamos cada vez un sonido más fuerte de agua y de un momento a otro se abre el paisaje y quedamos de frente al inmenso Embalse La Regadera, es increíble ver qué cantidad de agua está allí y la fuerza de las máquinas para hacer su tratamiento. Esta vista es indescriptible, es como estar en otro mundo, realmente uno no quisiera salir de allí. Estando en este lugar almorzamos y aprovechamos la vista del lugar para tomarnos fotografías, quitarnos nuestros zapatos y sentir como la fuerza de la naturaleza ingresaba por nuestros pies y nos recargaba de energía.



    Al atardecer íbamos a iniciar nuestro viaje de retorno, y al salir del Embalse el Guardabosques nos recomendó un lugar que está más o menos a unos 30 minutos a pie, donde se encuentra el único restaurante con sazón campesina y sus especialidades que son la gallina campesina y la trucha, como ya habíamos almorzado obviamos este lugar.
    También nos informó que cerca al embalse está el Colegio El Destino y que allí podíamos aprender un poco más de la transformación del campo y que no desaprovecháramos esta oportunidad. Como nos quedaba un poco de tiempo y el lugar quedaba camino hacia Bogotá, justo sobre la vía donde pasaba el colectivo procedimos a dirigirnos hacia allí caminando y preguntando a las personas del lugar, quienes muy gustosos nos acompañaron hasta el sitio, al llegar nos encontramos con una construcción muy imponente, allí sus estudiantes estaban en vacaciones pero habían algunos trabajando en unos proyectos, ellos nos comentaron como estaban aprovechando los recursos que les brinda la naturaleza y realizando proyectos en pro de la vereda, por ejemplo han tecnificado la producción de embutidos, de lácteos como el yogurt, el kumis, y la comercialización de pollo campesino, gallina y huevos. También aprovechan la lluvia del lugar para a través de la empresa de energía eléctrica generar lo que se necesita para alimentar de electricidad a la vereda. Realizamos algunas compras de estos productos, en verdad la calidad es muy buena y los precios justos.

    Salimos de allí a tomar el colectivo, un poco agotados por el esfuerzo físico, pero recargados de energía y con la mente renovada. Llegamos a Usme en 30 minutos y allí tomamos el alimentador del Sitp que nos llevó hasta el portal el Tunal, y allí cada quien tomo la ruta que le correspondía para su hogar.
    Escrita el 9 de junio de 2020
    Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.
  • Jonathan Rozo
    Bogotá, Colombia12 aportes
    Un lugar cerca a Bogotá sin las congestiones de la autopista norte, sur, cll. 80 o cll.13. Especial para ir los fines de semana y disfrutar con la familia y amigos de esta localidad que guarda un paisaje y unas tradiciones que merecen ser exploradas con responsabilidad y conciencia ambiental. Se pueden encontrar restaurantes cercanos con comida típica a buen precio y en los alrededores se puede montar bicicleta, caminar, pescar, montar a caballo o conocer las actividades productivas de los campesinos de la zona.
    Escrita el 22 de junio de 2017
    Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.
Preguntas frecuentes sobre Bogotá