Cala Pregonda - AVISPAS

Algo que me hubiese gustado saber antes de ir a Cala Pregonda es que está repleta de avispas.

Pese a que se trata de una cala espectacular y muy diferente al resto de las que nos podemos encontrar por la isla, no está de más avisar a todos los futuros viajeros que es imposible estar tranquil@ en la playa.

Hay un sinfín de avispas revoloteando continuamente por la zona de las toallas e incluso por la orilla del mar, lo que hace muy incómoda la estancia allí, ya no solo para los que tienen pavor a estos insectos, sino sobre todo para quienes son alérgic@s a las mismas.

A ello habría que añadir que el recorrido desde el párking hasta la playa es de una media hora a pie, con lo cual se agradece tener todo lo anterior presente, ya que de lo contrario puedes "perder" 1 hora yendo y viniendo, para que al llegar a Cala Pregonda te encuentres con un enjambre de avispas que no te deje descansar y disfrutar del precioso paisaje.