Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Buen restaurante con fácil aparcamiento”
Opinión sobre: Belle Rive

Belle Rive
Clasificado como N.º 14 de 494 Restaurantes en Angers
Certificado de Excelencia
Rango de precios: US$ 27 - US$ 71
Comida: Francesa
Opciones: Abierto hasta tarde, Reservaciones
Información detallada del restaurante
Opciones: Abierto hasta tarde, Reservaciones
Se escribió una opinión 15 de noviembre de 2017 mediante dispositivo móvil

Recomendado por el hotel, cenamos dos veces porque nos gustó. Típica comida francesa, bien elaborada en un enclave pintoresco frente al río y apartado del centro de Angers.
Buen sitio

Agradécele a JoanHP
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
EMILIEsurut, Propriétaire en Belle Rive, respondió a esta opiniónRespuesta de 16 de noviembre de 2017

Gracias por su comentario, somos encantados para que usted haya pasado un buen momento.

Emilie

Informar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Escribe una opiniónOpiniones (514)
Calificación de viajeros
Tipo de viajero
Época del año
Idioma
  • Más idiomas

1 - 5 de 514 opiniones

Se escribió una opinión 3 de mayo de 2015

Nos acercamos al Belle Rive con halagüeñas expectativas, porque nos habían hablado bien de su cocina. Además, en la ribera izquierda del Maine y a sólo diez minutos en coche del centro de Angers, el lugar prometía. Efectivamente, el enclave de este restaurante es uno de sus principales valores. Sin embargo, las cosas no empezaron bien: Habíamos reservado una mesa para dos a las 20:30 y allí estuvimos a la hora. Tras acomodarnos, nos preguntaron si deseábamos un aperitivo, a lo que rehusamos, pensando en entrar directamente en la carta. Ésta, nos fue ofrecida un cuarto de hora después y, una vez decidido el menú, no nos hicieron la comanda hasta las 21:15. Nos pareció incomprensible esta tardanza, puesto que, en apariencia, había personal más que suficiente. ¿Una organización errática? ¡A saber! El caso es que una hora de reloj después de habernos sentado a la mesa, a la vez que nos servían las primeras dos copas de vino que habíamos pedido (un blanco seco de la región, concretamente Savennières), nos llegó una mise en bouche que malamente consolaría nuestra espera. El tentempié, en cuestión, consistió en un chupito de una crema sosa (muy fría) difícil de identificar, una boulette de pescado y marisco (muy fría, también) y una suerte de diminuta empanadilla de carne picada con alguna especia sin gracia (templada). Veinte minutos después, ¡eran las 21:45!, llegó por fin el primer plato: Sendos maki tailandeses de langostinos (dos) y verduritas que nos dejaron totalmente... indiferentes. El mío, concretamente, nadaba además en un agüilla insulsa que, preferí pensar, venía de un mal escurrido de las verduras.
En fin, confiamos en que no se torciera más la cena y esperamos al segundo, que nos sería servido también con notable demora. Sendas copas de Champigny, atenuaron levemente una nueva y dilatada espera. En mi caso, erré al haber pedido un atún rojo Rossini, con remolacha y fuagrás, que no me pareció nada del otro mundo. El atún insípido y la remolacha, que es tan dulce, endosaba al paladar una acidez que, por más que quise, no supe a qué atribuir. Sin embargo, mi pareja había pedido barbue (una suerte de rodaballo menor, muy pescado y consumido en Francia y Bélgica) y tengo que decir que estaba bien aderezado y sabroso. A esas alturas de la cena, fue, si no un regalo, al menos un consuelo.
En fin, cuando personalmente ya no esperaba nada de la gastronómica velada, llegó el postre y, vaya por dónde, contra todo pronóstico me dejó muy buen sabor de boca. Se trataba de un fuseau au chocolat, una especie de canutillos rellenos de chocolate, acompañados de una crema más fina que la Chantilly, que casi me hacen olvidar los dos anteriores platos. Mi pareja pidió el fuseau de fresas, con sus galletitas crocantes, y doy fe de que estaba igualmente soberbia.
Bien; después de todo, a la hora de valorar al Belle Rive, no puedo evitar ver que, en general, es un restaurante bien considerado. ¿Tendríamos el día raro? Puede ser... pero sólo hasta cierto punto. Nada excusa algo tan objetivo como la enorme morosidad con la que fuimos servidos. Para mí, el ritmo del servicio es esencial y el Belle Rive fracasó en este particular con estrépito. Por lo demás, cocina francesa con un toque exótico y thai... pero, en lo que probé, sosa, carente de chispa. Sin el vino, salió a 40 euros por boca. Por lo demás, el barbue y los postres le dieron al chef el aprobado.

    • Calidad/precio
    • Ambiente
    • Servicio
    • Comida
Agradécele a Juanan U
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Estas opiniones se traducen automáticamente del inglés. ¿Quieres ver las traducciones automáticas?
Se escribió una opinión 3 semanas atrás

Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Se escribió una opinión 4 semanas atrás

Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Se escribió una opinión 17 de noviembre de 2017

    • Calidad/precio
    • Servicio
    • Comida
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

Los viajeros que vieron Belle Rive también vieron

Angers, Maine et Loire
Angers, Maine et Loire
 
Angers, Maine et Loire
Angers, Maine et Loire
 

¿Estuviste en Belle Rive? Comparte tu experiencia

Escribe una opinión Comparte tus fotos

Propietarios: ¿Cuál es su versión de la historia?

¿Es el propietario o administrador de este establecimiento? Solicite su perfil gratis para responder las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Solicite su perfil