Fort Lauderdale
Fort Lauderdale
Hoteles
Todos los hoteles de Fort LauderdaleOfertas de hoteles en Fort LauderdaleÚltima hora en Fort LauderdalePor tipo de hotel
Por categoría del hotel
Por cadena hotelera
Servicios populares
Barrios populares
Categorías populares en Fort Lauderdale
Más categorías en Fort Lauderdale
Cerca de lugares de interés
Cerca de aeropuertos
Cerca de universidades
Cosas que hacerRestaurantesVuelosAlquileres de vacacionesHistorias de viajeCrucerosAlquiler de autosMás

Turismo en Fort Lauderdale, Florida - Viajes a Fort Lauderdale

Explora Fort Lauderdale

A pesar de que después del atardecer en su mayor parte atrae a los estudiantes en vacaciones de primavera y a los juerguistas, Fort Lauderdale tiene mucho para ofrecer antes de la hora feliz: kilómetros de playas doradas, arrecifes de coral únicos y una cultura propia. Gracias a los canales que conectan la ciudad, su fama como la “Venecia de Estados Unidos” te permite hacer kayak, surf de remo e incluso andar en góndola para trasladarte. También hay muchas cosas increíbles que hacer por tierra: haz un picnic en el parque estatal Hugh Taylor Birch (el parque central de Fort Lauderdale), aprovecha la arena en la playa Sebastian Street, muy querida entre la comunidad LGBTQ+, o échale un vistazo a la casa transformada en museo Bonnet House & Gardens de los artistas de la década de 1920. Al atardecer, dirígete hacia el bullicio de Las Olas Boulevard para cenar, beber algo y bailar; tenemos los lugares favoritos de los viajeros y aún más recomendaciones a continuación.

Puntos esenciales en Fort Lauderdale

Dónde están los cocteles: una guía de vida nocturna de Fort Lauderdale

Salir en Fort Lauderdale ha sido un rito de iniciación nacional desde que la ciudad ganó su título empapado de cerveza como la Capital Mundial de las vacaciones de primavera en la década de 1980. Pero puedo asegurarte que ya no todo son concursos de camisetas mojadas y fiestas de universitarios borrachos. Fort Lauderdale se transformó en un destino de vida nocturna de primer nivel con opciones que van desde bares de cocteles estilo speakeasy hasta burlesque bajo el agua. Así que toma un trago y prepárate para una excelente salida nocturna.
  • Elbo Room
    370
    No hay una placa que anuncie que este es el bar más antiguo del pueblo. Abrió a finales de la década de 1930, y se rumorea que los pisos pegajosos y empapados de cerveza nunca se limpiaron desde entonces (lo que solo le agrega encanto). Es uno de los últimos sitios de la playa de Fort Lauderdale que preserva ese alborotado ambiente de vacaciones de primavera de antaño, que mantiene la música siempre en su máximo nivel, las cervezas frías y las multitudes llenas de arena y quemadas por el sol en la pista de baile.
  • The Wreck Bar
    115
    Quienquiera que te haya dicho que las sirenas no existen, claramente nunca visitó el Wreck Bar del B Ocean Resort, un salón “kitsch” y oscuro que sigue los patrones de diseño de los galeones españoles que naufragaron del siglo XVI. Hay acuarios gigantes y cocteles inspirados en los bares tiki, pero lo que más se destaca son los grandes ventanales detrás del bar que miran a la piscina del hotel, donde un grupo de coquetas sirenas y musculosos “aquamen” hacen espectáculos de burlesque bajo el agua varias noches a la semana.
  • Riverside Market
    210
    Los refrigeradores que ofrecen la mayor selección de cerveza de la ciudad delinean el perímetro de este pequeño y acogedor bar de colonia en Sailboat Bend. Toma una cerveza fría, destapa la botella con uno de los muchos abrelatas que cuelgan de los postes de madera y dirígete a tu mesa, donde el tiempo pasará sin que te des cuenta. La atmósfera relajada fue el inicio de muchas y maravillosas conversaciones entre amigos. Las pizzas, las hamburguesas y los refrigerios del bar pueden hacerte pasar fácilmente de una noche tranquila a una de esas noches en las que eres el último en irte del lugar.
  • Georgie's Alibi Monkey Bar
    395
    Cuando abrió en 1997, Georgie’s Alibi Monkey Bar era el primer bar gay de Wilton Manors, que ahora se considera la “segunda ciudad más gay” del país después de Provincetown. Más de 25 años después, el histórico bar sigue siendo una pieza integral de la identidad LGBT de la comunidad gay. La pista de baile es el lugar en el que hay que estar cuando la música se sube a tope y las luces se reducen al mínimo. No te pierdas el coqueto elenco de drag queens emergentes y veteranas que actúan todos los viernes a la noche.
  • Rhythm & Vine
    37
    Elige tu propia aventura en Rhythm & Vine: la primera parte de la noche es para jugar al jenga gigante y al Conecta 4 en el patio al aire libre; si llegas más tarde, el espacio se transforma en un club íntimo con un DJ en vivo que toca melodías de ritmo rápido. El diseño interior es un sueño, ideal para subir fotos a Instagram, con muebles de distintos estilos, tiras de luces color arcoíris y empapelado caleidoscópico. El antiguo Airstream que está afuera sirve cocteles artesanales, cervezas de barril y seltzers de tequila Chido en algo llamado un “bird bong”, un adorno rosado con forma de flamenco que curiosamente se modificó para que sirva de embudo.
  • Blue Jean Blues
    187
    Adéntrate en este salón oscuro y centelleante para escuchar blues y jazz en vivo todas las noches de la semana. Las bandas que tocan música conmovedora, desde jazz caribeño hasta rock estilo blues y R&B, toman el mando desde el escenario elevado en la parte de atrás. Hay muchas mesas junto a las paredes para los clientes que disfrutan de la música. Se sugiere reservar si quieres conseguir esos codiciados asientos, pero generalmente no es difícil encontrar un taburete en el bar. Después de algunas canciones y unas cuantas rondas de tragos, la zona frente al escenario mágicamente se transforma en una resplandeciente pista de baile.
  • Pizza Craft
    85
    El aroma de la masa fresca tienta a los clientes dentro de Pizza Craft Pizzeria, mientras que un intrigante cartel de neón que dice “cocteles” en una puerta lateral atrae a otros aún más hacia un sofisticado salón estilo speakeasy con paredes color rojo oscuro y lujosos bancos de cuero. Los cantineros expertos hacen cocteles con una extensa lista de licores, que incluye cientos de variedades de whiskey, bourbon y rye. Los aficionados al Old Fashioned pueden optar por crear su propia barra con las bebidas alcohólicas, las decoraciones y los cocteles ahumados que elijan.